El agujero de Abengoa fue descubierto un año antes por un estudiante de 17 años.