La creciente complejidad de la economía obliga a muchas empresas españolas a recurrir a consejeros y gestores externos a tiempo parcial (part-time management), a veces de modo permanente. Aunque también existen opciones temporales, a tiempo parcial o completo (interim management).